HAR2008-02612

El proyecto “El Occidente romano durante la época republicana: modelos de integración de las comunidades indígenas” se desarrolló durante los años 2008 y 2011, financiado por el Plan Nacional I+D+i, Secretaría de Estado de Investigación, Ministerio de Ciencia e Innovación, Gobierno de España. La investigación se centró en la expansión romana en época republicana y el proceso de transformación del mundo indígena en los siglos III-I aC constatándose, como punto de partida, que los análisis sobre estos dos fenómenos se habían desarrollado de forma independiente, focalizados bien en el estudio de las instituciones romanas, bien en el ámbito estrictamente indígena, con una fuerte base arqueológica. Se propone, como alternativa a tal compartimentación, explorar la vía del análisis basada en el estudio del contacto y la interacción entre ambos mundos, considerando los aspectos relativos a la diplomacia indígeno-romana, el derecho de guerra y el diseño de la administración provincial y local romanas. Asumimos, como hipótesis de partida, que, por encima del notable poder personal de los imperatores, existió en Roma una pauta teórica de actuación común, regida por un consuetudinario derecho de guerra y tutelada por el senado. La esfera de discrecionalidad de los generales en campaña consistió en modular sus decisiones a partir de este principio global, que impedía, al menos teóricamente, la extralimitación ante el vencido.

El objetivo del trabajo consiste en verificar si las pautas de actuación de los magistrados romanos ante sus interlocutores indígenas fueron homogéneas durante la expansión, o si se dieron lecturas distintas para la aplicación del ius belli en función del desarrollo urbano o cultural de los sometidos, por lo que la comparación de las Hispaniae con el caso siciliano y galo cobra un especial interés. Para ello, se diseñan las siguientes estrategias de análisis: estudiar el mundo indígena del Occidente mediterráneo en sus aspectos políticos e institucionales durante la etapa previa a la presencia directa de Roma, estableciendo elementos que permitan calibrar el grado de desarrollo interno y la existencia o no de modelos organizativos complejos; estudiar pormenorizadamente las instituciones locales que desempeñarán un papel importante en el primer contacto con el mundo romano, en especial los consejos, los magistrados (otros mandatarios y/o figuras de poder autocrático) y las asambleas de guerreros, determinando la existencia o no de un derecho consuetudinario y una praxis diplomática previa a la llegada de Roma; analizar las circunstancias de la expansión romana en cada territorio, sistematizando todas las referencias a la celebración de foedera (tratados oficiales), a la rendición mediante deditio y al sometimiento violento (oppugnatio), determinando si existió una pauta de actuación común acorde con el ius belli y comparando los resultados entre los territorios sicilianos, hispanos y galos; estudiar la aplicación en los ámbitos citados de la política senatorial de atracción de líderes indígenas (patronato, promoción y otras compensaciones), así como el desarrollo, bajo la órbita ideológica de Roma, de una nueva élite gobernante indígeno-romana, integrada mediante fórmulas diversas, tales como la política matrimonial, la clientela u otras instituciones de solidaridad y cohesión.